Una gran parte del archivo personal del dibujante, humorista gráfico, escritor y director de cine español José María González Castrillo, Chumy Chúmez, se ha incorporado a los fondos de la Biblioteca Nacional de España. Son 4.773 dibujos, láminas y viñetas a color realizados por Chúmez, y 680 artículos, carteles, monografías, guiones originales, dibujos de otros autores y documentos personales.

 

Populismo es la palabra del año 2016 para la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA.

 

Por cuarto año consecutivo, la Fundéu BBVA ha dado a conocer su palabra del año, elegida entre aquellos términos que han marcado la actualidad informativa de 2016 y tienen, además, interés desde el punto de vista lingüístico.

 

Tras elegir escrache en 2013, selfi en 2014 y refugiado en 2015, el equipo de la Fundación ha optado en esta ocasión por populismo, una palabra originalmente neutra, pero que se ha ido cargando de connotaciones hasta convertirse en un arma en el debate político.

 

«Parecía claro que en un año tan político como este, con acontecimientos de importancia global como el brexit, la victoria electoral de Donald Trump y los diferentes procesos electorales y plebiscitarios en América y España, la palabra del año de Fundéu tenía que venir de ese ámbito», explica el coordinador general de la Fundación, Javier Lascuráin.

 

De hecho, varias de las doce candidatas que se anunciaron hace unos días estaban relacionadas con la política: sorpaso, abstenciocracia, posverdad y la ganadora, populismo.

 

 

 

Las fiestas navideñas son una oportunidad para recuperar el tiempo perdido con el arte. En estas fechas se visitan exposiciones, se acuden eventos culturales de todo tipo y se aprovecha el tiempo que no se tiene el resto del año. También es un periodo vacacional en el que el público más pequeño suele tener una oferta cultural inaudita en amplitud y variedad, además de tiempo para disfrutarla.

Libros Amigos surge de entre esta oferta dispuesta a establecerse como una iniciativa cultural de ocio creativo para los más pequeños de la capital. El carácter diferencial de su propuesta consiste en que su programación no se centra en el consumo - el gran mantra de casi todo lo que se realiza en estas fechas-. Se trata de un festival que divide su oferta entre una feria editorial y multitud de espectáculos y actividades para niñas y niños.

 

La Casa Encendida de Fundación Montemadrid arranca esta primera edición, que tendrá lugar entre el 27 y el 30 de diciembre, con una programacón que incluye artes plásticas, edición, arquitectura, conciertos, DJ y espectáculos multimedia.

 

 

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, cerró hoy su visita a Nueva York presidiendo la inauguración de una exposición en el Instituto Cervantes sobre Jorge Luis Borges, cuyo legado aseguró que revolucionó la literatura en español.

 

Rajoy, quien presidió hoy una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, fue el encargado de inaugurar la exposición "El universo visual de Jorge Luis Borges", que reúne 25 obras de seis artistas argentinos sobre la relación que mantuvo el escritor con las artes visuales.

 

Acompañado por su esposa, Elvira Fernández, y en un acto en el que intervino también la viuda de Borges, la escritora y traductora María Kodama, Rajoy explicó que la exposición inaugurada hoy es un acercamiento artístico a la obra literaria de uno de los grandes nombres del siglo XX.

ADVERTISEMENT
 

Una personalidad que recordó que, según Mario Vargas Llosa, fue "el único escritor contemporáneo equivalente a los grandes clásicos como Quevedo, Góngora o Cervantes"

 

 

Tras años dedicada a las exposiciones temporales, la Fundación Mapfre ha creado en Madrid un espacio permanente dedicado a Joan Miró. La colección está compuesta por 65 obras del pintor procedentes de diferentes propietarios y cedidas de forma temporal. Además, cuenta también con cuatro esculturas y un óleo de Alexander Calder (obsequios de éste al propio Miró), con el que el pintor mantuvo una gran amistad y una especial proximidad artística.Aunque en su mayoría se trata de obras de las últimas décadas, se pueden encontrar pinturas de diferentes períodos, en las que Miró refleja continuamente los mismos temas, reinventándolos y dándoles una nueva vitalidad.

 

El recorrido por la colección se divide en cinco secciones. La primera de ellas, 'Miró/Calder', presenta la mutua admiración artística y la relación de amistad entre ambos artistas, que compartirán el mismo interés por la depuración formal de los motivos, así como por la abstracción, el circo o el ballet, entre otros. Como ejemplo de esta relación destaca el 'Retrato de Joan Miró', realizado en alambre de acero por Alexander Calder. Este conjunto de obras expuestas son regalos con los que el propio Calder obsequió a Miró.

 

Cartulario de Valpuesta

 

Bajo una helada del demonio y la mirada escrutadora del arcediano, el pobre monje, temeroso de Dios y de que le tiemble el pulso, copia lentamente en su scriptorium la relación de bienes que generosos donantes han regalado al monasterio. Traza con una pluma de ave mojada en hollín desleído en agua:

 

“Kaballos”. Donde tenía que poner, o donde hasta entonces ponía, “Caballum”.

 

Luego escribe: “Molino”. No “Mulinum”. Y “Calçada”, y no “Calciata”. “Pozal”, en lugar de “puteale”. “Iermanis” en vez de “frater”.

 

En su escritorio y en el de otros monjes, el latín vulgar deja de serlo para convertirse en lengua romance y, más allá de eso, en chispazo de lo que mil años más tarde llamaremos “el español”. Un latín torpe y corrompido por el habla que empieza a desplegarse en los campos y en los mercados, en las iglesias y en los burdeles, abre paso a un idioma nuevo.

 

Pongamos que hace de esto 1.200 años. Estamos en el arcedianato de Santa María de Valpuesta, en lo que hoy es el nordeste de la provincia de Burgos, a 20 kilómetros de Miranda de Ebro y 45 de Vitoria. Allí, en un lugar que hace más de un milenio fue cabeza de diócesis y hoy alberga una aldea minúscula en el valle burgalés-alavés de Valdegovía, los curas escribas lo anotan todo en unas finas vitelas (piel de ternera o cordero nonato): son las cosas relacionadas con la agricultura, la ganadería, los ropajes, los alimentos, las relaciones sociales, los accidentes geográficos… Son los llamados Cartularios de Valpuesta, también conocidos como Becerros de Valpuesta: según algunos de los mayores expertos en la historia del idioma, las primeras dataciones de voces y grafías en español, anteriores incluso a las Glosas Emilianenses y Silenses.

 

 

La palabra dramático significa en español que algo tiene caracteres de drama o que es capaz de interesar y conmover vivamente, no que es drásticoespectacularintensoradical...

 

Sin embargo, en los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «Se ha registrado una dramática bajada de los tipos de interés», «Las claves que pueden cambiar dramáticamente tu éxito en las redes sociales» o «Titán experimenta dramáticos cambios estacionales».

 

En esos casos se están empleando el adjetivo dramático y el adverbio dramáticamente para indicar que algo es drástico o espectacular, valores que tienen en inglés las voces dramatic y dramatically, pero de los que carecen los términos españoles, como señala el Diccionario panhispánico de dudas.

 

 

Los restos de un templo de culto al emperador Augusto, que se escondían bajo las naves de la catedral de Tarragona, han sido recuperados. Se trata de la planta semicircular de una exedra romana, datada del siglo I d.C. El hallazgo se detectó hace un año, a raíz unas intervenciones arqueológicas en las antiguas dependencias del Museo Diocesano, en el ángulo noroccidental del claustro.

 

Ahora el espacio se ha excavado y museizado para hacerlo visitable al público. Sin llegar a los 100 metros cuadrados de superficie, y con una puerta monumental de 7 metros de luz, la capilla, que tuvo varios usos a lo largo de los siglos -y también muchos de abandono, permite al visitante hacer un recorrido por la historia de Tarragona desde el siglo I al XX. Con un presupuesto de intervención de 14.000 euros, la estancia, que este jueves ha quedado inaugurada, acogerá el sábado una jornada de puertas abiertas.

 

 

 

Eduardo Mendoza es el ganador del Premio Cervantes 2016, el máximo galardón de las letras españolas, ha anunciado el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo. El Nobel de las letras en castellano, dotado con 125.000 euros, ha seguido, un año más, la tradición no escrita de alternar entre un escritor español y uno latinoamericano. En 2015 recayó en el escritor mexicano Fernando del Paso. El Cervantes, creado en 1975 por el Ministerio de Cultura, reconoce la trayectoria de un escritor que con el conjunto de su obra haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano.

 

Mendoza (Barcelona, 1943) inició su carrera literaria en 1975, con la publicación de La verdad sobre el caso Savolta, que recibió el Premio de la Crítica. Desde entonces ha publicado 15 novelas, dos libros de relatos, dos obras de teatro y cuatro ensayos. El jurado, según recoge el acta, le ha otorgado el premio “porque, con la publicación en 1975 de La verdad sobre el caso Savolta, inaugura una nueva etapa de la narrativa española en la que se devolvió al lector el goce por el relato y el interés por la historia que se cuenta, que ha mantenido a lo largo de su brillante carrera como novelista". Eduardo Mendoza, continúa el comunicado, "en la estela de la mejor tradición cervantina, posee una lengua literaria llena de sutilezas e ironía, algo que el gran público y la crítica siempre supieron reconocer, además de su extraordinaria proyección internacional".

 

El premio Cervantes corona la lista de galardones a su obra, que incluye el Planeta, recibido en 2010 por Riña de Gatos, y el José Manuel Lara por Mauricio o las elecciones primarias, en 2007. Su consagración llegó en 1986 con La ciudad de los prodigios, una novela que muestra la evolución social y urbana de Barcelona entre las dos exposiciones universales de 1988 y 1929.

 

 

 

Se hizo poeta en el lugar más hostil para los versos, una cárcel franquista donde toda la energía se iba en sobrevivir, donde no había paisaje al que mirar. Tituló uno de sus poemas más célebres y su biografía precisamente así: Decidme cómo es un árbol. Marcos Ana, el preso político que más tiempo pasó entre rejas, ha muerto este jueves en Madrid, a los 96 años. Él habría dicho que fue a los 73 porque solía descontarse esos 23 años que habitó las prisiones de la dictadura. Cada cumpleaños hacía esa diferencia: “Tengo 90 años de edad y 67 de vida; tengo 91, es decir, 68….” Nunca aparentó, en cualquier caso, los inviernos que llevaba encima. En una ocasión, a punto de dar una charla en la Cámara de los Comunes, en Londres, le confundieron con su intérprete, un profesor inglés y cojo. Al subir al estrado nadie reaccionó. La gente solo empezó a aplaudir cuando llegó el profesor. El público interpretó que el preso que más tiempo había pasado en las frías celdas del Régimen, el que había estado condenado a muerte, el que había sido torturado... era necesariamente el que caminaba con bastón y no aquel hombre alto que se había plantado en la tribuna en dos zancadas.

 

Con 15 años se había afiliado, como las 13 rosas, a las Juventudes Socialistas Unificadas. Luego se hizo del Partido Comunista. Quiso ir al frente, pero le mandaron de vuelta a casa por no tener edad suficiente. Ingresó en la cárcel con 19 y salió con 42, en 1961. Le acusaban de tres asesinatos en Alcalá de Henares por los que ya habían sido fusilados otros presos. En prisión se acostó muchas noches pensando que no llegaría a ver el día porque el Régimen había cometido la ridiculez de condenarle no a una, sino a dos penas de muerte. Finalmente, a él le conmutaron la pena, pero dio el último abrazo a muchos compañeros que no tuvieron la misma suerte. Dedico sus años de libertad a rendirles un homenaje permanente. “Marcos Ana no se ha mirado complacido en el espejo. Lo ha roto en mil pedazos para que en cada fragmento se vea el rostro de sus camaradas”, dijo el premio Nobel José Saramago.

 

Facebook de FIDESCU

Sobre nosotros

Fundación para la Investigación y
Desarrollo de la Cultura Española (FIDESCU)

Gran Vía 45, 4º 1
28013 Madrid (España)
Tel: +34 91 524 06 08
Fax: +34 91 524 06 09
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto